Pobre hombre… no supieron apreciar sus buenas intenciones y acabó recibiendo palos hasta en el carnet de identidad. Seguramente quería meterle el billete en el tanga.