Para prácticamente todos los fenómenos meteorológicos hay amantes y detractores, pero para el viento dudo yo que haya alguien a favor. Es simplemente, angustioso y destructivo, y en este hizo que un cartel de publicidad enorme se descolgara y golpeara a varias personas.