Típica regla que te tienen dicho las madres desde que eres pequeño: Nunca molestes a un caballo que esté tomando el sol. Y va este tio y se la salta a la torera. Pues nada… luego que no se queje.