Este canguro tiene un gran enemigo delante de su cara... y no entiende nada